Un buen Rotaractiano

Cuando un buen rotaractiano comete un error, dice:
“Yo me equivoqué”.
Cuando un mal rotaractiano comete un error, dice:
“No fue mi culpa”.
 
Un buen rotaractiano trabaja
más fuerte y tiene más tiempo.
Un mal rotaractiano está
siempre “muy ocupado”
para hacer lo que es necesario.
 
Un buen rotaractiano enfrenta
y supera el problema.
Un mal rotaractiano le da vueltas
y nunca logra pasarlo.
Un buen rotaractiano
se compromete.
Un mal rotaractiano
hace promesas.

Un buen rotaractiano dice:
“Yo soy bueno, pero no tan bueno
como a mi me gustaría ser”.
Un mal rotaractiano dice:
“Yo no soy tan malo
como lo es mucha otra gente”.

Un buen rotaractiano escucha,
comprende y responde.
Un mal rotaractiano sólo espera
hasta que le toque su turno para hablar.

Un buen rotaractiano respeta
a aquellos que son superiores a él
y trata de aprender algo de ellos.
Un mal rotaractiano se resiente
con aquellos que son superiores a él
y trata de encontrarles los defectos.

Un buen rotaractiano se siente

responsable por algo más

que su trabajo solamente.

Un mal rotaractiano no colabora
y siempre dice:
“Yo sólo hago mi trabajo”.
Un buen rotaractiano dice:
“Debe haber una mejor
forma de hacerlo…”
Un mal rotaractiano dice:
“Esta es la manera en
que siempre lo hemos hecho”.
Un buen rotaractiano como vos,
comparte este mensaje con sus amigos.
Un mal rotaractiano es egoísta y se lo guarda para sí mismo.
 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: